lunes, 7 de mayo de 2012

FIFA World Cup 1954 Highlights

Suiza era una de las pocas naciones europeas que no habían sufrido las consecuencias de la terrible Segunda Guerra Mundial. Ya había sido designada como sede para 1950 aunque finalmente la FIFA se decidió por otorgarle el Mundial a Brasil. Además la máxima organización cumplía 50 años y decidió llevar el Mundial a Suiza a modo de regalo, ya que la FIFA tiene su sede principal en Zürich. El lugar ya estaba designado, solo hacia falta saber quienes serían los protagonistas.
Suiza, por ser el país anfitrión, y Uruguay, último campeón, clasificaron directamente sin necesidad de disputar las rondas clasificatorias.
27 seleccionados pelearon por los once boletos que dispuso la FIFA para el continente europeo. Demostrando una vez mas la desorganización que corría por ese entonces, los 27 combinados se dividieron en diez grupos: cuatro de dos equipos, cinco de tres y uno de cuatro. Alemania Federal, Bélgica, Inglaterra, Escocia, Francia, Austria, Turquía, Hungría, Checoslovaquia, Italia y Yugoslavia se adjudicaron los once pasajes a Suiza 1954. Algunas particularidades de la clasificación europea: Hungría no tuvo que jugar ni un partido para llegar al Mundial ya que su rival, Polonia, se retiró del torneo. El seleccionado de Sarre (hoy parte de Alemania) compartió el grupo uno con Alemania Federal. España debía enfrentar a Turquía para llegar al Mundial. En la ida en Madrid los españoles ganaron por 4 a 1. En la vuelta en Estambul los turcos se impusieron por 1 a 0. El global (4-2) clasificaba a España pero por ese entonces no se tenía en cuenta la diferencia en el marcador en caso de que cada selección lograra una victoria, por lo que tuvieron que ir a un tercer partido. España, sin su figura Ladislao Kubala (minutos antes del partido llegó un supuesto telegrama de la FIFA inhabilitando al crack húngaro devenido en español a jugar el partido. Con el paso del tiempo se descubrió que todo había sido un engaño para impedir la participación del gran delantero), empató a dos con los turcos en el Olímpico de Roma. La paridad se mantuvo en el tiempo extra, por lo que, al no haber definición por penales, tuvieron que decidir quien iba a Suiza mediante un sorteo. El pequeño italiano Franco Gemma fue el encargado de realizar el sorteo. Para desgracia de los españoles el jóven italiano escogió el papel que contenía el nombre de los turcos. Turquía iba a Suiza y España lo miraba por televisión (fue el primer Mundial transmitido por TV).
En Sudamerica se disputaron por primera vez encuentros clasificatorios. Por expreso orden de Juan Domingo Perón la Argentina no participó ni siquiera de la clasificación. Perú y Colombia (por estar sancionada por la FIFA) tampoco participaron. Chile, Brasil y Paraguay disputaron el único boleto otorgado al fútbol sudamericano. Como era de preever los brasileros ganaron los cuatro partidos y se sumaron a la lista de selecciones participantes de Suiza 1954.
Por el Norte y Centro de América se clasificó México, ganando los cuarto partidos ante Estados Unidos y Haití.
Por primera vez también se organizaron encuentros clasificatorios en Ásia

Grupo A: Integrado por Brasil, Francia, Yugoslavia y México. Brasileros y yugoslavos lograron la clasificación tras cosechar tres puntos. En la primera fecha los sudamericanos golearon a México por cinco a cero mientras que los europeos vencieron a Francia por la mínima diferencia. Ya en la segunda y última fecha brasileros y yugoslavos empataron a uno (presunto arreglo de por medio) y ambos se clasificaron a cuartos de final.
Grupo B: Hungría, Alemania, Turquía y Corea conformaron el grupo B. Los húngaros, máximos candidatos a ganar el torneo, se adjudicaron facilmente el grupo tras golear a Corea del Sur por nueve a cero y a Alemania por ocho a tres (recuerden ese resultado). Los alemanes vencieron en la primera fecha a los turcos, sucumbiendo luego ante los húngaros. Los turcos perdieron en la primera fecha ante los bávaros, pero se repusieron con una victoria ante los coreanos en la segunda fecha. Empatados en puntos debieron jugar un tercer partido en el que los alemanes se impusieron por un contundente 7-2 logrando así la clasificación a cuartos de final.
Grupo C: Uruguay y Austria se clasificaron con comodidad a cuartos de final. Los sudamericanos debutaron venciendo a Checoslovaquia por 2 a 0. En su segunda presentación le propinaron un 7 a 0 devastador a Escocia. Los austríacos también ganaron sus dos partidos aunque con menor diferencia: 1-0 a Escocia y 5-0 a Checoslovaquia.
Grupo D: Uno de los grupos mas parejos del Mundial. En la primera fecha Inglaterra empató con Bélgica cuatro a cuatro. Suiza, aprovechando su localía, logró una gran victoria ante Italia, en un partido caliente que incluyó agresión física a la terna arbitral. Por la segunda fecha Italia goleó a Bélgica, mientras que Inglaterra venció por dos a cero a los locales. Igualados en puntos suizos e italianos debieron enfrentarse en un tercer partido, reviviendo el accidentado encuentro de la primera fecha. Sin embargo los suizos vencieron con autoridad a los italianos por cuatro a uno y se adjudicaron el pase a cuartos de final.

En un gran partido en el que se marcaron doce goles, los austríacos dejaron afuera del Mundial al conjunto anfitrión. Tres goles de Wagner, dos de Korner, uno de Ocwirik y el restante de Probst le permitieron a Austria sobreponerse al 0-3 inicial. Los goles suizos los habían marcado Ballaman (en dos ocasiones) y Huegi (en tres oportunidades). Siete a cinco finalizó el encuentro a favor de los austríacos que lograban así su clasificación a semifinales.

Alemania venció a Yugoslavia por 2 a 0 en cuartos de final y se clasificó a las semifinales. Allí enfrentaría a Austria, un gran partido cargado por la rivalidad política que existía entre ambos países (la Alemania nazi de Hitler había anexado al país austríaco años atrás).

Uruguay, última campeona del Mundo, tenía un duro encuentro ante Inglaterra por los cuartos de final. Haciendo una vez mas gala de su garra charrúa, los sudamericanos vencieron por 4 a 2 a los ingleses. Borges, Varela, Schiaffino y Ambrois marcaron los goles para los uruguayos. Lofthouse y Finney hicieron lo propio para los ingleses. Los uruguayos mantenían su invicto mundialista ya que se habían consagrado campeones en los dos Mundiales en los que habían participado (en el 34 y 38 no tomaron parte de la máxima cita mundialista). En semifinales los esperaría una dura prueba: La mágica Húngria de Puskas, Kocsis, entre otros.

El partido de cuartos de final disputado entre Hungría y Brasil recibió el nombre de “Batalla de Berna” por la agresividad y la mala conducta con la que se disputó el encuentro por parte de ambas partes. El cotejo tuvo lugar el 27 de junio de 1954 en el Wankdorfstadion, en Berna.

Ambos equipos llegaban como grandes candidatos a conquistar la Copa del Mundo. Los húngaros recibían el mote de “Equipo de Oro”. Campeones Olímpicos en 1952, habían vencido a Inglaterra en Wembley siendo el primer equipo no británico en conseguirlo, mantenían un invicto de 33 partidos y casi cuatro años sin conocer la derrota. Los brasileros eran subcampeones del Mundo y uno de los mejores equipos de ese entonces. Jogo bonito prometía el partido de cuartos de final sin embargo la violencia extrema fue la característica principal del cotejo.

La estrella máxima de los húngaros no se haría presente frente a los brasileros: Ferenc Puskas había recibido una cruel infracción ante los alemanes en la fase de grupos y, con su tobillo destrozado, se perdía los cuartos de final ante Brasil. A pesar de ello Hungría ya ganaba por dos a cero a los siete minutos gracias a los tantos de Nándor Hidegkuti y Sándor Kocsis, dos grandes figuras de los mágicos magiares. Brasil intentaba una y otra vez descontar pero el juego agresivo de los húngaros le impedía llegar al arco custodiado por Gyula Grosics.

A los 18 el árbitro Arthur Ellis sancionó penal favorable a Brasil. Djalma Santos fue el encargado de transformar el penal en gol y de poner a los brasileros a un gol en el marcador. A los 64 minutos Mihaly Lathos, también de penal, volvía a estirar la ventaja húngara a dos goles. Un minuto después Brasil respondería con el gol de Julinho. Tras el gol József Bozsik sería víctima de una dura infracción de Nilton Santos. El húngaro respondió golpeandolo, por lo que ambos se fueron expulsados.

Faltando muy poco para el final y con Brasil volcado en campo húngaro, Zoltán Czibor lanzaría un pase cruzado para Kocsis, quien sentenciaría el 4 a 2 definitivo. Sobre el final el árbitro inglés debió expulsar al brasilero Humberto Barbosa por una infracción a Lóránt.

Ya con la victoria europea consumada la hecatombe se desató en los vestuarios. Allí participaron jugadores (incluso Puskas, lesionado), técnicos, colaboradores, preparadores físicos y hasta directivos. Hasta los hinchas se enfrentaron con la policía suiza. El partido se había descontrolado y los golpes de puño volaban por doquier. Hungría había ganado una batalla y se había clasificado a semifinales.
Uruguay eliminada; Hungría y Alemania a la final

En las semifinales Hungría se vería las caras con la última campeona del Mundo, Uruguay. Si el partido ante Brasil fue considerado como uno de los mas sangrientos y violentos de la historia, el encuentro de los húngaros ante Uruguay quedaría en los anales como uno de los partidos mas bellos del fútbol mundial.

Los últimos campeones del Mundo mantenían su invicto mundialista y se enfrentaban al mejor equipo de ese entonces. Los húngaros ejercieron supremacía futbolística desde el primer minuto del encuentro. A los 13 ya ganaban con el tanto de Czibor. A los 46 Hidegkuti aumentaría la ventaja para los húngaros. Los uruguayos, heridos, irían torciendo lentamente las acciones del cotejo a su favor. A los 75 minutos Juan Eduardo Hohberg descontaba para los charrúas. Cuando parecía todo sentenciado volvió a aparecer el argentino nacionalizado uruguayo para empatar el partido y obligar así el tiempo suplementario. Una vez más la garra charrúa se hacía presente en una cita mundialista y parecía que la mística de la bicampeona del Mundo podría por fin con el mágico juego húngaro.

Parecía que la remontada uruguaya sería histórica y que volvería a disputar la final del Mundial. Los sueños charrúas sucumbieron ante el doblete de Kocsis (junto con Puskas y Hidegkuti las máximas figuras de los húngaros) en tiempo suplementario. Húngria llegaba a la final del Mundial, donde volvería a enfrentar a la Alemania Federal. Uruguay perdía el primer partido en un Mundial y se despedía decepcionada, pero sabiendo que habían caído ante el mejor equipo del Mundo.

En semifinales los alemanes golearon a los austríacos y se adjudicaron la participación en la final a disputarse en Berna. Schafer, Morlock y los hermanos Walter (dos goles de cada uno, primeros hermanos en ganar un Mundial) marcaron los seis tantos de los alemanes. Probst decoró el resultado para los austríacos.

Por el tercer puesto Austria venció por 3 a 1 a Uruguay y completo el podio. Stojaspal, Cruz y Ocwirk marcaron para los europeos. Hohberg había marcado el empate momentaneo.

El Milagro de Berna: Alemania campeona del Mundo

Húngria era la máxima candidata a quedarse con el Mundial de Suiza. En la final enfrentaba a la Alemania Federal, selección a la que ya había vencido en la fase de grupos por 8 a 3, con grandes actuaciones de Puskas y Kocsis. Sin embargo en aquel primer enfrentamiento los alemanes habían reservado varios jugadores titulares. La final sería bien distinta.

Una de las características de los húngaros durante el torneo fue la de marcar goles rápidos, dentro de los diez primeros minutos de iniciado el encuentro. Frente a los alemanes, con la vuelta del gran Puskas tras perderse los cuartos de final y las semifinales, la historia no cambiaría. El propio Puskas, a los 6 minutos, puso en ventaja a los de Gustáv Sebes. Dos minutos después Czibor aumentaría la diferencia para los húngaros.

Los alemanes, dos goles abajo, no se dieron por vencidos y contrarrestaron los tantos húngaros rápidamente. A los diez minutos Morlock descontaría para los germanos. Ocho minutos después Helmut Ruth, quien había sido conovocado de urgencia por el DT Sepp Herberger una vez comenzado el Mundial mientras se encontraba de pretemporada en Uruguay con su equipo (Roit Weis), empataría el partido para los bávaros. El partido estaba abierto y cualquiera de los dos podía coronarse como nuevo campeón del Mundo.

La paridad se mantuvo hasta seis minutos antes del fin del encuentro. Nuevamente Ruth, ya convertido en héroe, batía a Grosics. La ventaja, faltando muy poco para el final, era alemana. Ferenc Puskas empató el partido sobre el final del partido, pero el árbitro inglés William Ling anuló el válido tanto. Tras ese fatal fallo solo faltaba esperar el final. Alemania se convertía por primera vez en Campeona Mundial.

Tras el encuentro las acusaciones por parte de los jugadores húngaros fueron moneda corriente. Tanto Puskas como Kocsis adjuricaron el gran rendimiento físico alemán del segundo tiempo al uso de drogas en el vestuario germano. A Hungría, el mejor seleccionado del Mundo, se le escurría el título entre las manos. El equipo mas goleador de la historia de los Mundiales dejaba escapar la gran chance de coronarse campeona. Sin embargo recibiría el mote de Campeón Moral, cetro que heredaría mas tarde la Holanda de 1974.
Este video es un video resumen sobre el mundial 54 está en Aleman,pero todos modos es un documento historico de un gran valor,por enseñarlos el futbol de la época.







No hay comentarios:

Publicar un comentario